domingo, 11 de mayo de 2014

César Manrique

En Arquitectura del Oxígeno, el espacio de hoy es para César Manrique.

Hace unos meses tuve el placer de conocer la isla de Lanzarote, lugar único del que volví enamorada... 


Un paisaje casi lunar. Recuerdo esa combinación majestuosa del negro volcánico, el blanco de su arquitectura y esos cielos cambiantes mágicos.

No tengo palabras negativas hacia esta isla increíble a la que espero volver sin lugar a duda. 

En ella pude conocer la obra de César Manrique. Un ARTISTA de los que denominamos "del renacimiento" porque todo lo que hace, todo lo que idea es impecable: pintor, escultor, arquitecto, ecologista, conservador de monumentos, consejero de construcción, planeador de complejos urbanísticos, configurador de paisajes y jardines. 

Una persona, sin duda, inspiradora que concentraba muchos de los valores para mí fundamentales, así que creo que es artista muy interesante y muy apropiado para este espacio web: Arquitectura del Oxígeno. 

En este enlace podéis acceder directamente a su página web: César Manrique pero me gustaría sacar dos extractos de la biografía que figura en ella que me parecen muy llamativos.

En el verano de 1939, una vez concluida la guerra, César regresó a Arrecife. Llegó vistiendo aún el uniforme militar. Tras besar a su madre y a sus hermanos, subió a la azotea de la casa, se desnudó, pisoteó con rabia la ropa, la roció con petróleo y le prendió fuego.

Cuando estuvo trabajando como pintor en Nueva York escribió a un amigo:

"Mi última conclusión es que el HOMBRE en N.Y. es como una rata. El hombre no fué creado para esta artificialidad. Hay una imperiosa necesidad de volver a la tierra. Palparla, olerla. Esto es lo que siento." Comenzó a sentir nostalgia de Lanzarote...

Es una idea de la que estoy convencida desde hace tiempo, una de las razones que me movieron a crear este espacio web. El ser Humano necesita estar en contacto con su esencia, sentirse parte de un todo: parte del Planeta Tierra y del ciclo de la naturaleza, para comprender y para ser feliz. El artificio no es natural, y no es el hábitat de las personas, sino la naturaleza, la tierra como dice César Manrique.

"Cuando regresé de New York, vine con la intención de convertir mi isla natal en uno de los lugares más hermosos del planeta, dadas las infinitas posibilidades que Lanzarote ofrecía ".

Y puedo dar fe de que lo es y de que Manrique ayudó todavía más. Y es que su arquitectura sigue oliendo a él porque las pautas son las mismas y el blanco es un imperativo que hace que toda la isla esté en total armonía como un conjunto.


Otra cosa impresionante de la isla, cuando visité el parque Timanfaya fue ver esos brotes verdes entre restos volcánicos, la Geria con esos viñedos únicos y las impresionantes playas como la del Golfo.

Os voy a dejar algunas de las fotografías que capté de la obra de César Manrique. 

Espero que os animéis a ir a Lanzarote, los que no conocéis aún la isla y estaré encantada de recomendaros si necesitas ayuda para organizar el viaje (podéis escribirme en la sección: contacto).




Parque Timanfaya





Jardín de Cactus








Jameos del Agua








Mirador del Río


Aquí termino el post con este pequeñísimo aperitivo de todo lo que tiene esta isla y la obra de este interesante artista que no deja indiferente. 

¡Feliz Domingo!


Para seguir informado de lo que pasa aquí y en otros espacios sígueme en Twitter @ArqO2, en Facebook- Arquitectura del Oxígeno, en google+...puedes hacerlo desde esta entrada o desde los iconos de cada red social que ves en la parte superior a la derecha de esta página web.

¡Además si te ha gustado puedes compartirlo en la red social que más te guste, regalarlo por correo a alguien que pienses que le puede gustar, justo aquí mismo, debajo de cada entrada!



No hay comentarios:

Publicar un comentario