miércoles, 5 de febrero de 2014

Reutiliza II: Consumo colaborativo


La reutilización es un tema que cada día nos interesa más, y además, estamos en tiempos de mucho cambio y adaptación.
La creatividad y el ingenio son protagonistas en muchas actividades para aprovechar los recursos y ganar dinero. Toda esta tendencia ha ido creciendo cada día más gracias al avance de la tecnología.

Un ejemplo de reutilización y/o aprovechamiento es el consumo colaborativo, una solución para el ahorro, la sostenibilidad y como negocio.
¿Qué es el consumo colaborativo?

Es un tipo de consumo que se apoya en las tecnologías, mucho más eficiente que el consumo usual donde lo que a ti no te sirve puede servirle a otra persona. El intercambio se genera también en tiempo y servicios e incluso un mismo servicio puede ser compartido por varias personas. En definitiva, es un consumismo que se comprende desde lo colectivo, no de manera individual y que gracias a las tecnologías es facilísimo de conectar con los demás.
Un  poco está en la misma idea que las Smart cities donde la tecnología era fundamental para la conectividad y así conseguir ciudades eficientes donde el transporte y el consumo recursos sea el mínimo.
Hoy voy a presentar en diferentes bloques todo lo que se puede conseguir con el consumo colaborativo y al final de esta entrada tenéis un link con las diferentes empresas y/o espacios web que los ofrecen.
Bloque 1: Residencia/alojamiento
En este bloque está incluido el alquiler a casas particulares (usual de toda la vida) pero también alquiler para veraneo en cualquier ciudad, intercambios de viviendas: Yo cambio mi casa de Madrid durante un mes con otra persona que vive en Berlín, de esta manera puedo viajar sin gastar demasiado dinero. Lo mismo ocurre con apartamentos de verano, alquileres de habitaciones, "te presto mi sofá", etc.
Otras alternativas como convertir tu salón en un lugar para cenar, bien organizando tú la cena como si fuese un restaurante e incluso siendo tú uno de los comensales y compartir una cena con gente diferente.
¿Y qué me decís de tener una oficina compartida con otros profesionales por franjas horarias o diferentes días? Alquileres de espacios de trabajo, expositivos o aulas; hoy es más fácil y variado que nunca.
Bloque 2: Transporte
 Alquiler de coche, cambio de billetes de vuelos de avión que no puedes usar, alquiler de bicicleta, compartir coche con varias personas que trabajan o viven cerca de tu zona, carreras de taxi compartidas, ídem con los barcos...


Bloque 3: Dar lo que no necesitas, recibir lo que otros no necesitan
El concepto de segunda mano es muy antiguo, cada día está más organizado. Ropa, utensilios, coches, tecnología, entradas para teatro/cine/música, reservas de hoteles, etc.
Además, ¡el trueque vuelve! En vez de gastar dinero puedes intercambiar lo que no necesitas por lo que sí. Así de barato y fácil. Y, por último, el alquiler de cosas que una vez que no son necesarias pueden valer para otras personas: libros, juguetes, equipamientos...

El intercambio de productos cultivados en huertos propios, por ejemplo, también es algo que cada día está cogiendo más y más fuerza.
 Bloque 4: Servicios
No tienes mucho dinero pero sí tienes conocimientos. Los servicios pueden ser una manera de conseguir otros. Fontanería, reparación, clases particulares, asesoramiento, intercambios de idiomas, cuidado de personas, servicios de estética, pintura, cocina, etc.
En definitiva, consumir a cambio de otros conocimientos y tu tiempo. ¿Cómo? A través de los denominados bancos de tiempo, plataformas de profesionales, etc.
Servicios que se han convertido en negocios que van a domicilio como un chef que cocinará en tu casa, peluquería, masajes, entrenadores personales, paseadores de perros, etc.
Bloque 5: Alquiler + mantenimiento de electrodomésticos, equipos, etc.
Conocemos bien el concepto alquiler de coche cuando visitamos otra ciudad y queremos poder movernos en ella durante un tiempo. No pagamos seguro, lo utilizamos sólo el tiempo que lo necesitamos y si tenemos algún problema hay un servicio de reparación y mantenimiento. Lo mismo puedes hacer con electrodomésticos como neveras, lavadoras, lavavajillas, equipos de alto rendimiento de fotografía, videos, sonido, etc.
Seguro que muchas de estas cosas expuestas ya las conocías, algunas son muy antiguas otras relativamente nuevas en España y otras, quizás no sabías que existían pero lo que está claro es que cada día es más sencillo llevar a cabo todas ellas. El número de negocios y plataformas que apuestan por el consumo colaborativo está incrementándose y esto es una buena señal porque trabajar en red es siempre mucho más económico, sostenible y eficaz.
Casi todas las que he comentado se encuentran en el link que os dejo al final de este post donde podréis acceder a todo el listado publicado por www.consumocolaborativo.com y poder ver todas las oportunidades que hay.
¡Espero que os guste!


No hay comentarios:

Publicar un comentario