sábado, 7 de diciembre de 2013

Smart Cities

Este tipo de concepto de ciudad resulta bastante interesante: las ciudades inteligentes o smart cities. ¿Qué son?

En la página web www.smartcities.es se puede extraer como conclusión que son aquellas ciudades cuyo desarrollo en los servicios es coordinado y coherente.

Al final el ciudadano es la ficha clave al que se le ofrecen los diferentes servicios que son los que configuran la ciudad. Estos son eficientes y conforman una red interconectada tecnológicamente.

Por tanto, la eficiencia y sostenibilidad funciona a través de servicios "inteligentes" desde la tecnología de la información y comunicación (TIC).

Una smart city no es una ciudad dispersa, tiende más a la compacidad y la cohesión social es posible.

Vivimos en la era tecnológica y como todo, tiene sus cosas buenas y sus no tan buenas pero la eficacia que te puede permitir una potente red de información y comunicación,  cuyo objetivo es el individuo, sin duda, es un concepto por el que merece la pena pararse a estudiar.

Por ejemplo, yo pienso en aquel ciudadano que necesita un servicio concreto y puede ver cuál es el más próximo, si ya en sí la compacidad es un factor importantísimo para que la movilidad sea sostenible y poder reducir el consumo del vehículo privado (y todo lo que esto conlleva), si encima tienes toda una carta de información esto se convierte cada vez más en realidad y no utopía.


En cuanto a la cohesión social, si a esta red acceden todos los diferentes servicios públicos y privados de manera gratuita y en igualdad de condiciones: cualquier servicio está en la misma situación de red que otro, sin duda, es un importante avance. En fin estoy pensando en alto...

Si algo me falta de toda esta arquitectura de intenciones y realidades (ya escribiré de algún ejemplo de smart city) es la fuerza de la naturaleza, el derecho al sol y la variedad arquitectónica. Nadie dice que no existan en una ciudad inteligente pero quizás veo menos fuerza que en otros estudios como con el trabajo de investigación que se ha hecho a lo largo de estos años con los ecobarrio o a mayor escala "ecocity". Y no puedo dejar de insistir en que la naturaleza en la ciudad es fundamental por muy paradójico que esto pueda parecer.

No voy a desarrollar los conceptos de ecobarrio porque quiero dedicarle su espacio propio y además soy una entusiasta de ellos. Configurar la ciudad a través de una red de espacios verdes es para mí fantástico, por poner un ejemplo.

Las ciudades necesitan de esos pulmones, yo como ciudadana necesito un espacio verde cerca y no creo que sea la única porque ya lo decía en mi primera entrada a este blog: "El ser humano necesita tener muy cerca su origen para ser feliz". Desde luego yo estoy convencida de ello.

El derecho al sol, el sol es fundamental y hay que intentar que todos tengamos sol en algún momento del día en nuestros hogares, oficinas y demás espacios.

Y por otro lado, ¿Una ciudad puede ser "inteligente" y arquitectónicamente triste?

Yo considero que el ciudadano, el individuo es persona sensible a su entorno y a su belleza. Un buen perfil en una ciudad, una vista emotiva, una buena arquitectura también hace más felices a las personas, porque nos gusta la belleza.

No digo que una ciudad inteligente no pueda tener todo esto, sólo digo que para mí la tecnología puede ser una herramienta muy interesante pero considero que la naturaleza y la variedad arquitectónica son fundamentales. Por supuesto es mi humilde opinión.

visión futurista de la ciudad
Me parecía interesante poner estas imágenes de los supersónicos y futurama porque es divertido ver como ya desarrollábamos en la ciencia ficción lo que podía ser la ciudad del futuro, las ciudades de la inteligencia... 
¿Cambiar la movilidad por la bicicleta? no...cambiarla por pequeñas naves voladoras: vehículo privado o ¿Edificios de materiales con un impacto ambiental bajo? no sé, no veo nada de madera, por ejemplo, veo edificios morfológicamente estrámboticos y divertidos casi más tirando al acero o a materiales brillantes.
Los supersónicos miran con preocupación la red de autovías y yo miro con preocupación su red aérea. 
No hay ni un árbol en esas concepciones futuristas y si me fijo en ciudades como Shanghái o como Dubái, por cierto, muy parecidas visualmente a estas viñetas, tampoco veo árboles. 

Shanghái y Dubái
Cuidado con esto porque quizás vemos el futuro siempre alejándonos de la naturaleza y en fin, no nos equivoquemos que el Planeta Tierra es como es, el futuro no es destrozarlo.

Así que después de estas pinceladas, en resumen, aprovechar la tecnología, sí ¿ Por qué no? pero no sin dejar de lado los espacios verdes, los arboles, más verde y menos gris, sol y belleza en arquitectura más respetuosa. 

Pienso que, sin duda, la ciudad del futuro debería estar más cerca del campo de lo que nos creemos por muy absurdo e incongruente que pueda parecer y que no está reñido con las smart cities que se proponen y que se estudian en la actualidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario