sábado, 21 de diciembre de 2013

Cortinas térmicas

Hoy voy a compartir un fragmento de un escrito del equipo de arquitectos Lacaton&Vassal porque el enfoque que hacen en el discurso me ha parecido muy original, coherente con su arquitectura y que invita bastante a la reflexión. 

La libertad estructural, condición del milagro. Structural freedom, a precondition for the miracle.




Anne Lacaton & Jean-Philippe Vassal

Una estructura abierta para inventar climas y ambientes. An open structure for inventing climate and ambience.

One ought to imagine rooms in the same way one thinks of clothes-to respond to different moments and climates, you can add a shawl, or pull on a sweater (or take it off). This is much better than making people wear a heavy overcoat all year round!
The thermal curtains we´ve been using widely for fifteen years now, the effectiveness of which is perfectly calculable today, respond well to the mobility of the envelope. Through the production of open structures, we try to get the most out of the sun and the exterior inertia, but also to permit the users themselves to fabricate the climate that suits them.
Yet the issue of the climates is never addressed lightly, positively and with good sense, but rather is seen as a sort of problem or enemy it is necessary to protect oneself from. One does not rely on the intelligence of the resident to make a place work. Rather than trusting him, appealing to his own actions, one hands him a sort of heavy machine he won´t necessarily feel at ease with that he then makes work in another way- eventually even ignoring the instructions. Yet extremely simple systems can be experimented with and are also less expensive. (…)

Habría que imaginar la vivienda tal como se concibe la vestimenta, poder cambiar, poderse poner un chal, un jersey, quitárselo, disfrutar de los distintos momentos y los distintos climas a los que nos enfrentamos, ¡antes que obligar a la gente a llevar abrigo todo el año!
Las cortinas térmicas que venimos utilizando desde hace quince años, al principio de manera empírica pero de las que puede calcularse hoy perfectamente su eficacia, responden bien a esa movilidad de la envolvente. Es precisamente mediante la producción de estructuras abiertas con las que intentamos atrapar el máximo de sol e inercia exterior, pero también con las que permitimos que el usuario fabrique el clima que le convenga.
Hoy en día el tema del clima no se aborda nunca con claridad, en positivo y con sentido común, sino más bien como una especie de problema o enemigo del que hay que protegerse. No se confía en la inteligencia del habitante para que un sitio funcione. En lugar de darle esa confianza, y de solicitar su acción, se le entrega una especie de maquinaria pesada con la que no se va a sentir precisamente cómodo, y uno se da cuenta de que la utiliza al revés, de que acaba usándolo en su contra. Por el contrario, hay sistemas más sencillos con los que experimentar y que, además, son más baratos. (…)




Sígueme en Facebook-ArquitecturadelOxígeno o en google+

No hay comentarios:

Publicar un comentario